Los buenos reportajes y el periodismo independiente no caen del cielo


por Èric Lluent

chapéu jornalista
A menudo me encuentro mis artículos publicados en páginas web y blogs de todo tipo y debo reconocer que esto me satisface. Para un periodista independiente llegar a los lectores es lo más importante. No produzco muchos artículos puesto que prefiero leer e investigar antes de publicar y, por otra parte, el tiempo del que dispongo es reducido. Internet es una selva en la que tanto puedes ver una decapitación como un par de gatitos jugando en el salón. Lo importante es que el contenido sea viral y genere dinero. Y es aquí de donde proceden mis temores. El dinero se genera con millones de visitas y los internautas hemos demostrado no tener muy buen criterio a la hora de seleccionar lo que vemos y lo que no. Vaya, que siempre dará más tráfico de visitas unos patitos cruzando la autopista que una investigación periodística. Aún así, hay miles de lectores interesados en buenos reportajes, en periodismo independiente, pero los hay muy pocos que entiendan que estos trabajos no caen del cielo.

Hay quien piensa que el acceso a la información debe ser gratuito. Yo también lo pienso. Pero entre que tengamos este derecho y nos creamos que los periodistas deben ser nuestros esclavos informadores hay una gran diferencia. Para que se entienda rápido: la sanidad es un derecho universal, pero a nadie se le ocurre pensar que el médico del hospital público deba hacer su trabajo por amor al arte. Con el periodismo pasa igual. Los periodistas independientes también comemos, también pagamos un alquiler y facturas y también debemos cubrir costes de transporte y material. Pensar que los buenos textos se hacen solos y jamás plantearse que el buen periodismo tiene un coste lo único que hará es que los buenos periodistas, los de raza, los independientes, los más críticos y hábiles para investigar tengan que dedicar buena parte de su jornada laboral a ganar dinero en otro sector de la economía (y bien que le sienta esto al sistema establecido).

El crowdfunding y algunos medios de pago demuestran que hay vías de desarrollo alternativas para que proyectos independientes puedan ser sostenibles económicamente. No obstante, aún nos incomoda e incluso molesta tener que pagar, aunque sea uno, dos o cinco euros al mes (el equivalente a un par de cerveza o un cubata de garrafón) para suscribirnos a un medio. Pero del cambio de esta actitud depende evitar que todo el periodismo acabe en manos de grandes multinacionales y el sector bancario internacional. Creo que este es un debate que debemos plantear enérgicamente y de forma activa para que finalmente encontremos el modelo adecuado que resguarde el derecho a la información de todos los ciudadanos (y especialmente de aquellos sin recursos) y que a la vez permita financiar el trabajo de profesionales y medios independientes que no cuentan con grandes inversores ni grupos de poder interesados a sus espaldas.

El peligro de ponerse la foto de perfil con el filtro de la bandera francesa →

Anúncios

Um comentário sobre “Los buenos reportajes y el periodismo independiente no caen del cielo

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s