En qué consiste, de verdad, la propuesta de Tsipras


por Hibai Arbide Aza

Eneko

Eneko


Otra “semana crucial para Grecia” que pasa con más pena que gloria. En esta ocasión se han mezclado todos los ingredientes: amenaza de corralito sugerido por Draghi, reuniones en Bruselas al más alto nivel, auditoría de la deuda, concentraciones en la plaza Syntagma a favor y en contra de las políticas de austeridad y, por primera vez desde febrero, varias partes que se muestran convencidas de que al acuerdo es inminente.

Sin duda, el hecho político más importante de estos últimos días ha sido que los acreedores, con Merkel a la cabeza, han aceptado la posibilidad de que Grecia reestructure su deuda. Algo a lo que no habían accedido cuando Grecia decidió unilateralmente agrupar los pagos de junio al FMI.

Durante la reunión de jefes de Gobierno en Bruselas el lunes 22 de junio, Tsipras presentó una propuesta que, tal y como le exigen los acreedores, prevé un ahorro de 8.000 millones de euros. El 92,4% de esos 8.000 millones consisten en una reforma fiscal que grava a las rentas más altas, el turismo y los artículos de lujo.

El objetivo del Gobierno griego no es discutir la necesidad de reducir el déficit, en lo que todas las partes están de acuerdo, sino sustituir las medidas de austeridad impuestas por la Troika a los anteriores gobiernos por una mayor recaudación, acompañado de una reestructuración de la deuda, punto que Atenas considera crucial.

Los acreedores, hasta este lunes, sólo eran favorables a subir el IVA. El impuesto sobre el valor añadido en Grecia hoy consta de tres tipos. Uno general del 23%, uno reducido del 13% para alimentos y la energía y uno súper reducido del 6,5% para medicamentos, libros, entradas de teatro y hoteles.

Los acreedores proponían que hubiera dos tipos: el reducido del 11% para medicamentos y alimentos y el general del 23% para todo lo demás. La propuesta de Tsipras, por el contrario, rechaza reducir el IVA a dos únicos tramos y mantiene los tres actuales: baja el súper reducido del 6,5 al 6% y acepta que los hoteles se graven al 13%, en vez del 6,5% actual. Sólo se modifican al alza los hoteles. El resto, incluida la electricidad, se queda como está. La propuesta sí que acepta la supresión del IVA reducido del que gozan ahora las islas para las tres más grandes y turísticas: Mykonos, Santorini y Rodas. Se mantiene para todas las demás.

La propuesta aumenta el llamado “impuesto de solidaridad”, la tasa que se impone a las rentas más altas. Los que perciban ingresos superiores a 50.000 euros anuales tendrán un recargo del 4% -actualmente es un 3%- y los que superen los 100.000 pagarán un 6%, frente al 4% actual. Además, se introduce una subida del 8% en el IRPF para los ciudadanos que tengan ingresos de más de 500.000 euros al año.

Por otro lado, el ejecutivo heleno prevé crear un impuesto especial que grave con un 12% los beneficios empresariales superiores a los 500.000€ al año, así como una subida del 3% en el impuesto de sociedades.

Además, subirá el impuesto para bienes de lujo que comprende a los coches de gama alta, los aviones y yates privados y las piscinas privadas. Por último, se creará una tasa para la publicidad en televisión, un impuesto sobre las ganancias en juegos de azar de internet y una tasa sobre las licencias de telefonía 4G.

La parte más controvertida del acuerdo es la referida a las pensiones, con la que prevé ahorrar 605 millones de los 8.000 citados. En la línea del acuerdo firmado en febrero, el borrador prevé restringir paulatinamente la jubilación anticipada desde 2016 a 2025. Al contrario de lo que le pedían los acreedores, Tsipras no ha aceptado un recorte de las prestaciones pero propone subir la contribución de las pensiones a la seguridad social, con la condición de que no afecte a las pensiones más bajas. El aumento de las cotizaciones sería del 3,9% de media. Las cotizaciones a las pensiones auxiliares pasarían del 3% actual al 3,5%.

La cuestión de las pensiones le ha valido críticas a Tsipras, algunas de ellas dentro de su propio partido. Concretamente, desde la Plataforma de Izquierdas. En julio de 2013, Syriza dejó de ser formalmente una coalición para ser un partido. Así, los partidos que formaban la coalición se constituyeron en corrientes internas. La Plataforma de Izquierdas surge de la unión de tres partidos trotskistas: DEA, APO y la Red Kokkino.

La voz más crítica esta vez ha sido la de Stathis Kouvelakis, un profesor universitario miembro del Comité Central que vive en Londres. En la línea de lo que la Plataforma de Izquierdas lleva diciendo desde el inicio de la legislatura, han criticado lo que consideran cesiones de Tsipras y han apostado de nuevo por un impago acompañado de la salida voluntaria del euro. La Plataforma, que cuenta con un 28% de representación interna y varios diputados, nunca ha roto la disciplina de voto. Si esta vez lo hiciera provocaría un adelanto electoral en un momento, el actual, en el que Tsipras goza de mayor popularidad que cuando ganó las elecciones, según todas las encuestas. El efecto, paradójicamente, sería precipitar unas elecciones en las que el sector afín a Tsipras aumentaría su representación mientras la Plataforma de Izquierdas perdería todos sus diputados. Dicho en otras palabras: la amenaza de no votar las medidas de Tsipras y la escisión es un farol que se debe enmarcar en el juego de poder interno.

Una vez conocida la propuesta de Tsipras, Merkel, Rajoy y el resto de jefes de gobierno quisieron vender la propuesta como una claudicación griega, para así poder aceptar el acuerdo. Pero cuando la firma parecía ya un hecho, las diferencias entre los acreedores volvieron a aflorar. El miércoles 24, el FMI volvió a vetar la resolución. El FMI exige recorte de pensiones, subida del IVA y critica la subida del impuesto de sociedades, lo que sitúa la partida, de nuevo, en la casilla inicial.

La negativa del FMI vuelve a poner sobre la mesa la cuestión del impago de la deuda. De hecho, el acuerdo de Tsipras ofrecía a los acreedores la posibilidad de apuntarse un tanto en el plano político, en tanto que evitaba la escenificación del impago tal y como advertía hace dos semanas Isidro López en CTXT: “La cuestión clave es cómo se consigue no pagar la deuda, que es impagable. Si hay escenificación de la declaración unilateral de impago o no”.

Tsipras ha declarado que “si los acreedores no aceptan la propuesta, tal vez haya llegado el momento de decir “el gran No”. En la política griega, la negación tiene más alcance del que podría parecer. La fiesta nacional, el 28 de octubre, se llama El día del no. Conmemora la fecha en la que el general Yannis Metaxás pronunció su célebre «¡No!» al ultimátum entregado por el embajador italiano en Atenas durante la Segunda Guerra Mundial. Se negó así a aceptar la entrada de las tropas del ejército italiano en el territorio heleno, y empezó la guerra. Cuando alguien en Grecia dice “ha llegado el momento del no” apela a algo verdaderamente serio.

Pero Tsipras no dijo sólo “no”, sino “el gran No”, en referencia al poema de Constantino Cavafis “Che fece… il gran rifiuto”. Las palabras de Cavafis, escritas hace cien años, se revelan terriblemente bellas y premonitorias:

“A cada cual le llega el día de pronunciar el gran Sí

o decir el gran No.

De inmediato se entiende quién tiene

preparado en su interior el Sí, y diciéndolo

hace honor a su convicción.

El que se negó no se arrepiente. Si de nuevo le preguntasen

diría no otra vez. Pero ese

no – que es justo – lo arruina para siempre”.

—-

Hibai Arbide Aza era abogado en Barcelona hasta que se fue a vivir a Grecia. Reside en Atenas, donde trabaja como periodista freelance para diversos medios.

Fuente: CTXT

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s