“La pobreza extrema también es una forma de violencia”


ENTREVISTA CECILIA VACA JONES

 

Giacomo Cardelli

Giacomo Cardelli

 

Una vez que Ecuador asumió la Presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el reto es cómo avanzar hacia la meta planteada por los mandatarios de los 33 países miembros: erradicar la pobreza extrema en 5 años.

La ministra coordinadora de Desarrollo Social, Cecilia Vaca, considera que es un momento histórico para demostrar cómo Latinoamérica y el Caribe abordan este tema crucial para el mundo. Mejorar los niveles de inversión en educación y en ciencia y tecnología serán el sostén de esa propuesta.

¿Cómo evalúa los compromisos alcanzados en la Celac, una vez que Ecuador asumió la Presidencia pro témpore y se ha fijado la meta de eliminar la pobreza extrema en los próximos 5 años?

Que asumamos la Presidencia de Celac nos coloca frente a un reto importante. Latinoamérica está en una etapa madura con capacidad de decirle al mundo cómo pensamos, cómo nos organizamos, cuáles son los intereses comunes que defendemos en la región y frente a eso cuál es la posibilidad de cumplir este reto.

El año pasado también asistí a la reunión de Celac en Cuba – fue simbólico tener a La Habana como sede – donde se declaró a Latinoamérica como territorio de paz, lo que nos convocó a pensar en una instancia distinta porque defendía un principio supremo frente a lo que la región busca consolidar. Y cuando nos planteamos el objetivo de erradicar la pobreza extrema va ligado a ese proceso de paz, el Presidente (Rafael Correa) lo ha dicho, no puedes hablar de paz sin justicia social. Y, en efecto, no podemos hablar de paz mientras 68 millones de latinoamericanos y caribeños estén en una situación de extrema pobreza porque eso también es un tipo de violencia.

¿Es un reto posible o todavía una meta idealista?

Es totalmente posible. Estoy convencida de que la pobreza en una región rica como la nuestra es un tema de voluntad política.

¿Por dónde empezar a trabajar ese reto?

Eso implica que los 33 estados miembros de Celac prioricemos una agenda social que asegure la inversión en ámbitos como salud, educación y que generemos fuentes de empleo digno. Aquello pasa por que los Estados seamos conscientes de que para erradicar la pobreza hay que priorizar esa inversión. Ecuador planteó erradicar la extrema pobreza, disminuir el 1,5% la tasa de pobreza en los próximos años para declararnos como zona libre de pobreza extrema, lo que es increíble porque si lo logramos estamos procurando que haya mayor equidad en la región; otro tema es inversión en educación, ciencia y tecnología, lo que va en la línea de lo que en Ecuador nos hemos planteado; así como la meta de tener 12 universidades latinoamericanas entre las mejores del mundo, es decir, apostar a la investigación.

¿Qué tan fácil será llegar a esos objetivos considerando que el debate alrededor de la pobreza está bastante politizado? El último informe de la Cepal coloca a Perú, Colombia y Paraguay entre los países que más redujeron la pobreza en el último año…

La Cepal también hace un análisis multidimensional de la pobreza porque medirla únicamente por ingresos ofrece una perspectiva muy limitada. Como Ministerio Coordinador de Desarrollo Social tenemos un índice donde consideramos más de 37 variables a fin de tener una perspectiva integral de la pobreza. Lo que puede pasar es que la pobreza por ingresos en Paraguay o Perú sea menor, pero eso no necesariamente implica que tengan mejores tasas en educación, analfabetismo o acceso a servicios básicos.

En ese contexto, ¿cómo consensuar la política latinoamericana para combatir la pobreza?

La Cepal ha hecho un gran análisis utilizando 18 indicadores que se pueden comparar a nivel regional. A veces, ponerse metas concretas en ciertos indicadores es un reto en sí mismo porque la forma en que se pueden medir, por ejemplo, los ingresos es más complejo por la cantidad de variables que comprende un índice. Por eso, la apuesta que hacemos desde la Presidencia de la Celac es luchar en contra de la pobreza extrema pensando en la lógica de la pobreza por ingresos, pero con la implicación que ello tiene desde distintos ámbitos: apostar por la educación, lograr que en la región se universalice en 10 años la educación básica, algo que en Ecuador casi hemos logrado, mientras que otros países de la región tienen brechas importantes.

Solo en el ámbito educativo se evidencian distintos modelos de gestión. La Constitución del Ecuador garantiza la gratuidad y aquello se aplica hasta el tercer nivel mientras que en otros países de la región la oferta es mayoritariamente privada. ¿Cómo consensuar posiciones al respecto?

La Celac es un espacio de concertación política más que de definición de política pública local. Hay un respeto soberano hacia la forma en que cada país alcanza su meta. Por eso, un espacio como Celac permite concertar ciertos objetivos y no hay ningún país que esté en contra de universalizar la educación general básica, lo que quizá antes no era posible, mientras que hoy existe un tema identitario de la región que le apuesta a generar una sociedad del conocimiento donde el aporte latinoamericano sea sustancial y para eso tenemos que invertir en educación. Hay un consenso al respecto, entonces cada país buscará la forma de lograrlo.

Quizá con una mirada más política, ¿cuánto pesa que muchos de los países de la región tengan una visión progresista, de izquierda?

Eso define que vivimos otro momento en Latinoamérica. Por eso hablaba de que Celac se constituye en un momento histórico en que esa línea progresista marca una agenda política distinta, donde cuestionamos otras instancias como la Organización de Estados Americanos y también estamos en capacidad de generar nuestro propio pensamiento. Eso convierte a la Celac en una instancia de concertación y diálogo político.

¿Cuál será la cualidad que Ecuador dará a ese proceso este año?

Mantener una identidad propia como Latinoamérica y el Caribe y que ese pensamiento se refleje en un paraguas institucional, en el que podamos resolver incluso mecanismos de cooperación distintos. El presidente Correa destacaba con el Presidente (Luis) Solís que Celac haya abierto el diálogo con China, eso marca un concepto de cooperación internacional distinto y el próximo año será la cumbre con los presidentes africanos.

 

Anúncios

Um comentário sobre ““La pobreza extrema también es una forma de violencia”

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s